¿Por qué es importante la rehabilitación?

¿Por qué es importante la rehabilitación?

Hoy en día, muchos nos preguntamos por qué es importante la rehabilitación, para qué tenemos que ir o si podemos dejarlo estar, que seguro que se recupera solo. El problema viene cuando nos lesionamos y no prestamos atención a la rehabilitación y recuperación de la misma porque pensamos que no es muy grave, lo que puede hacer que una lesión leve pueda tornarse en una más grave o que, posteriormente, la rehabilitación tenga que ser más larga y costosa que si hubiéramos comenzado con ella antes.

Lo que está claro es que hay ciertas lesiones que, si no se tratan bien, pueden tener unas secuelas que podríamos haber evitado con una buena rehabilitación.

A continuación, vamos a analizar 3 casos diferentes de pacientes con rehabilitación y sin rehabilitación en todos mis años de experiencia como fisioterapeuta.

  • 1) Fractura de radio:

Paciente sin rehabilitación: este paciente acude a la consulta de fisioterapia con un dolor de hombro, de codo y de muñeca. En la exploración, nos cuenta su fractura de radio y nos comenta que estuvo inmovilizado 4 semanas y que, después de ese tiempo de inactividad, comenzó a realizar algunos ejercicios en casa.

Se observa limitación en la pronosupinación, tiene flexo de codo y limitaciones en la muñeca para la flexión dorsal y palmar. Todas estas limitaciones hacen que el hombro esté trabajando más y de manera no funcional.

¿El resultado? Al final tenemos un paciente con dolor de todo el miembro superior afecto, además de una limitación articular para la que tendremos que trabajar mucho para su efectiva recuperación.

Paciente con rehabilitación: este paciente viene por fractura de radio a consulta tras haber permanecido tiempo sin movilizarlo. Se observa una pequeña limitación articular a nivel de codo y muñeca y una debilidad muscular de todo el miembro superior.

Se procede a tratarle mediante terapia manual de musculatura del miembro superior, uso de epicondílea en muñeca y mano, inducción miofascial en técnica telescópica de miembro superior, punción seca de puntos gatillo miofasciales de la musculatura del antebrazo, manipulación de radio, estiramientos de toda la musculatura del miembro superior y se le mandan ejercicios de refuerzo muscular y movilización de la articulación para realizar en casa.

  • 2) Latigazo cervical:

Paciente sin rehabilitación: el paciente de este caso acude a la consulta de fisioterapia con fuertes cefaleas y mareos. Nos cuenta que lleva así desde hace un año, cuando tuvo un accidente de tráfico. Comenta que tomó relajantes musculares durante 15 días y collarín durante 10 días.

Todo ello terminó por crearle una debilidad muscular que no ha recuperado.

Perdió toda toda la lordosis cervical (rectificación de cuello) y mucha movilidad en los rangos articulares del cuello.

Finalmente, el paciente se queda con una patología crónica, lo que hace que necesite acudir a fisioterapia cada 7 o 15 días.

Paciente con rehabilitación: este paciente acude al centro de fisioterapia tras haber sufrido un accidente de tráfico 3 días antes. En la exploración, se observa la típica rectificación de la columna cervical, debilidad muscular y una evidente rigidez al intentar moverse. Tras dicha exploración, vemos que no es tan grave, por lo que aconsejamos no utilizar collarín.

El tratamiento que se le acaba pautando se basa en la terapia manual de toda la musculatura afectada, tanto en cervicales y dorsales como en la zona suboccipital y el esternocleidomastoideo. Además, realizamos inducción miofascial en columna cervical, punción seca en puntos gatillo miofasciales de la musculatura afectada y estiramientos. Acabamos poniéndole un vendaje neuromuscular para relajar la musculatura y que tenga feedback de la lesión.

En siguientes sesiones procedimos a valorar la manipulación cervical para corregir alguna vértebra.

  • 3) Esguince de tobillo:

Paciente sin rehabilitación: nuestro paciente acude con esguince de tobillo en grado 2. Durante la exploración, nos cuenta que lleva 26 esguinces en el mismo pie en 3 años, los cuales le impiden hacer cualquier tipo de actividad física.

Nos confiesa que tuvo un esguince grande hace 3 años, que derivó en moratón y en edema durante mucho tiempo y, sin embargo, solo tuvo dicho pie inmovilizado y estuvo tomando AINES y analgésicos.

Procedimos a tratarle el esguince y a mandarle ejercicios de propiocepción y potenciación para intentar que ese tobillo laxo consiga desarrollar algo de musculatura, aunque ya somos conscientes de que ese tobillo nunca volverá a ser un tobillo estable al 100%.

Paciente con rehabilitación: en este caso, el paciente acude a consulta porque hace unas 20 horas sufrió un esguince de tobillo. Viene vendado de urgencias y con muletas.

Lo primero que hacemos es retirar el vendaje y recomendarle que, como mucho, lleve una tobillera y una muleta para intentar no ejercer mucho peso en el pie afectado.

Realizamos técnicas de terapia manual en la musculatura del pie y la pierna afectada, cyriax en ligamentos afectados, manipulación para posteriorizar el astrágalo (anteriorizado por el esguince) y comenzamos con los ejercicios más básicos de propiocepción en camilla.

Recomendamos frío local en casa varias veces al día durante 5-7 minutos.

Tras 5 sesiones de rehabilitación y ejercicios en casa, el paciente recupera un tobillo estable y curado.

Esperamos que hayas podido entender la importancia de un buen diagnóstico, tratamiento y rehabilitación cuando sufras algún tipo de lesión. Lo que parece algo sencillo y leve puede convertirse en una lesión grave de por vida. ¿De verdad merece la pena no acudir a un especialista fisioterapeuta desde un principio?

Ahora todo depende de ti. ¿Quieres realizar una buena y correcta rehabilitación en el momento adecuado o tener secuelas durante toda tu vida?

Elige salud. Elige fisioterapia y rehabilitación. Elige Fisioterapia Toledo.

fisioterapia_toledo_pilates_clase
fisioterapia_toledo_pilates_clase

¡Contáctanos ahora sin compromiso!



Artículos relacionados

2020-12-16T19:19:34+00:00